Ataque a Bastogne

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ataque a Bastogne

Mensaje  Trebol el Dom Jun 13, 2010 4:19 am

Bélgica Mayo de 1940, tranquilo estábamos en nuestra Base de Stukas charlando sobre el futuro de Alemania y como se estaban desencadenando los hechos.A Raptor se lo veía muy tranquilo dormitando en aquella silla, pero siempre atento a nuestra conversación y metiendo siempre algunas de sus frases.
La ausencia de Dogo se hacia notar.Hacia ya 2 días que había salido en comisión hacia la otra Base y hoy debía regresar.Lo esperábamos ansiosos, ya que los rumores del movimiento en el flanco sur (donde estaban los Panzer), daban por hecho una salida inevitable en esta tarde.
Al entrar Dogo a la Base, fue una gran alegría! Nos traía algunos regalos para todos y durante algunos minutos, los festejos se hicieron presentes.Obviamente y como en toda la guerra, estos momentos no eran muy duraderos; La información que tanques y barcazas que cargaban tropas, hizo que rápidamente abandonáramos lo que estábamos haciendo para ir a nuestros Stukas
Estando en nuestras cabinas, repasamos el Briefing y la navegación que teníamos que hacer.Antes de salir nos informaron que también los JU88 salían desde la otra Base escoltados por B109.Esta fue la segunda alegría del dia; en los Cazas, volaba un gran amigo nuestro llamado Blaze; compañero de curso de la Luftwaffe
Autorizados para despegar, salimos y pusimos rumbo 250º.Dogo en primer lugar iba llevando la navegacion.A los pocos minutos, escuchamos la esperada voz de Blaze diciendo " Tengo a la vista a las niñas de los Stukas y desde ahora quédense tranquilos que aquí llego Blaze para cuidarle también a ustedes la cola".. Siempre igual este muchacho... a pesar de los nervios del bombardeo, siempre nos hacia relajar.
Seguimos una navegación tranquila con los JU88 y los B109 a la vista y de tan tranquila que estaba, seguimos el debate sobre el futuro de la guerra pero ahora en el aire.Charla va y charla viene, perdimos un poco la noción del momento que nos encontrábamos, hasta que Dogo grito "Veo fuego enemigo!!! La AA nos esta tirando, estamos sobre el objetivo!!..a prepararse"
En menos de un segundo, pasamos de una relajación, a un caos...escuche cuando Dogo y Raptor decían que se tiraban... a los pocos segundo me tire en picado con mi querido Stuka y arroje las bombas alares.
Por el humo de los ataques de mis compañeros, no estaba viendo el suelo por lo cual en un momento tuve que tirar de mis controles con fuerza, ya que sino me estrellaba contra el piso.
Mire hacia atrás y ardía todo..Habíamos dado en el blanco!!!! Salimos como pudimos de ese infierno y escuche a Raptor gritar que la AA le había dado!! Una muy mala noticia, al parecer había podido saltar, pero me preocupaba mucho que cayera justo en ese infierno.
Poniendo rumbo a la Base, entro en frecuencia Blaze y nos advertía que había franceses en la zona y él y los otros Cazas estaban entrando en combate.
No hay sonido mas feo, que el de tu artillero cuando empieza a disparar; eso avisa que tienes alguien atrás con el objetivo de matarte.Gracias a Dios, solo fue un susto.Blaze estaba en un dogfight terrible, pero les demostraba a los franchutes, lo buen piloto que es.
Llegue a la Base justo con Dogo y aterrizamos nuestros Stukas, rodamos hasta el parking y bajamos muy entristecidos por lo sucedido con Raptor y la falta de respuesta de Blaze cuando lo llamábamos por radio y ya al final no respondía.
Automáticamente después, fui hacia mi catre a descansar y rezar para que mis amigos Blaze y Raptor este bien.
Hasta la próxima

Trebol

Que me deja la misión: En primer lugar alegría de volver al aire con ustedes. :cheers:
Cosas a tener en cuenta: Lo que vi como error quizás fue esa distracción antes de entrar en la zona del quilombo..nos colgamos y veníamos hablando de no se que carajo y nos tomo el objetivo por sorpresa.
Otra cosa que vi y tenemos que practicar es un poco de navegacion.El terreno era muy monótono y nos costo un poquitin encontrar las bases
Lo demás todo de diez!

Dejo algunas fotitos que tome durante el vuelo:

Saliendo de la Base y poniendo rumbo 250º



Juntandome con Raptor a mi derecha y pasando entre nubes



Blaze hacia su aparicion



Los JU-88 tambien venian



Trepando despues de tirar las bombas



Blaze siendo atacado



Volviendo despues de la mision



Los B-109 volviendo





Aterrizando en la Base



Yo rodando a parking y Dogo aterrizando



A punto de apagar motor


_________________

avatar
Trebol
PILOTO OFICIAL IL2
PILOTO OFICIAL IL2

Mensajes : 899
Fecha de inscripción : 28/04/2010
Localización : No tan lejos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ataque a Bastogne

Mensaje  RAPTOR el Miér Ago 11, 2010 12:34 pm

No me explico aún como es que nadie me vio; lo cierto es que ahí estaba... inconsciente, tumbado en el suelo en las afueras de una ciudad de Bélgica a la que llaman Bastogne.
Cuando desperté la obscuridad era ya casi total, sólo iluminada por los reflectores que escrutaban el negro cielo sin cesar en busca de blancos para la Triple A.
De a poco, fui recobrando el sentido y las sensaciones volvían a mi maltratado cuerpo; fue cuando me di cuenta que tenía rota una pierna... el dolor es inexplicable.
A mis veintisiete años era la primera vez que sentía que iba a morir.
El frío me calaba los huesos, la fiebre provocada por la infección de la pierna lacerada iba en notable aumento y, aunque me dé vergüenza admitirlo, tenía miedo...

.........................................................................................................................................................

Nuestro entrenamiento como pilotos de bombardeo en picado, había tenido varias instancias. Tras duros años de adiestramiento en absoluto secreto allá por las frías estepas rusas, la recién nacida Luftwaffe estuvo lista para descargar su mortífero puño como un Fénix recién surgido de sus cenizas.
La campaña española y el Henschell Hs-123, habían servido para pulir nuestros conceptos de ataque a tierra, demostrando luego en Polonia el resultado de nuestro aprendizaje y la capacidad del novísimo e implacable Junkers Ju-87 Stuka.
Así fue, en pocos meses nuestro gruppe del Stukageschwader como punta de lanza del Bltzkrieg, había cosechado victorias inimaginables para ninguna otra fuerza aérea del mundo.

Y ahí estaba yo esa fría mañana de mayo de 1940 junto a mis kammeraden dormitando en una sillita de madera que se había convertido en mi favorita incluso para pasar la noche. Era raro verme en la cama de las barracas y mis amigos me gastaban bromas acerca de eso. De momentos, escuchaba a Trebol blasfemar acerca del curso de la guerra:
- “Hey Raptor!” – me decía como si creyera que en realidad no lo estaba escuchando, lo cual era cierto en la mayoría de los casos – “¿Tu que opinas?”.
- “Pienso que todos ustedes están locos si piensan que esta guerra acabará en poco tiempo.”.
Me di cuenta inmediatamente que no debí haberle dicho eso. Mis discusiones en lo referente a política y guerra con Trebol eran harto conocidas por todo el escuadrón, las cuales resultaban ser largas y acaloradas, y, en ese momento, no tenía deseos en absoluto de sostener una de ellas. La verdad era que consideraba a Trebol un gran amigo y respetaba mucho su opiñon, pero hacía pocos días había recibido carta de Carolin en Stuttgart diciéndome que ya no podía esperarme más y que había decidido irse con Hans, lo cual provocaba que todo me resultara un poco pesado esa semana.
Por suerte para Trebol y para mi, puesto que muchas de nuestras discusiones terminaban a puñetazo limpio, por la puerta de la barraca entraba una figura conocida por todos. Era nuestro querido Dogo que regresaba de comisión hacía dos días en la otra base. Fue una sorpresa y alegría para todos. Había traído obsequios y no dudé un segundo en compartir con el resto la botella de Escocés que me había dado a mi. Jugamos cartas, nos gastamos bromas, hablamos de mujeres... En medio de una guerra estos instantes son invaluables y hacíamos todo lo posible por disfrutarlos al máximo. Tratábamos de no recordar demasiado a los caídos, pues eso disminuye enormemente la moral, sin que por este hecho dejáramos de tenerlos presentes en nuestros corazones y en nuestras mentes. Cuando eres un piloto de combate, no vas a funerales ni a cementerios, no visitas hospitales y, desde luego, tratas de evitar cualquier conversación acerca de un kammerade muerto; no nos gusta mucho que se nos recuerde lo que puede ocurrirte en un avión de guerra.

- “Achtung!” – exclamó el general al abrir la puerta de la barraca a la vez que nos repartía una hoja con órdenes – “Señores, hay trabajo que hacer. Nuestros Panzers han logrado abrir una brecha en el oeste. La poca o nula resistencia ha sido literalmente aplastada. Sin embargo, aviones de reconocimiento han traído información acerca de movimientos extraños al sur de aquí, en una ciudad llamada Bastogne.” – en ese momento asentí involuntariamente con la cabeza. Conocía bien esa ciudad, sobre todo los bosques de las Ardenas, donde, cuando niño, mi padre me enseñaba a cazar. – “Aparentemente, el enemigo está haciendo acopio de municiones y material. Todo indica que planean una contraofensiva por nuestra retaguardia. Debemos neutralizarla antes de que se ponga en movimiento.”.
“El objetivo principal, son barcazas y lanchas de desembarco junto con cualquier otro vehículo de transporte naval o terrestre. Se repartirán la tarea junto con dos Schwarm de Ju-88. Como siempre, la operación será cubierta por escoltas de 109’s. Eso es todo caballeros, prepárense y buena suerte. Heil Hitler!

Bf-109?, Ja, ja! No pude evitar sonreír recordando a unser lieber Blaze. Seguro cualquiera de los que estábamos ahí presentes tendría una anécdota que contar de él. Ese desgraciado era el único que podía ganarme al póker y al ajedrez. Recuerdo como si fuera ayer la vez que me propuse embriagarlo de tal forma que no pudiera ganarme aquella partida. Sin exagerar, diría que él solo se había tomado una botella entera de vodka. Estaba tan ebrio que apenas y podía mantenerse en la silla... todos nos mirábamos de manera cómplice y reíamos.
Finalmente el hijo de perra me hizo jaque mate!. Todos nos quedamos boquiabiertos, sobre todo yo que era el que había perdido. Entonces, levantó la vista del tablero y me miró con esos ojos inyectados en alcohol pero llenos de simpatía y me dijo: - “Lo lamento Raptor, olvidé decirte que borracho juego aún mejor.” – Acto seguido cayó desplomado al piso.

Blaze... ¿Qué habrá sido de él? En España, más de una vez le debí la vida. Defensor del Bf-109 aún cuando todo mundo decía que jamás llegaría a ver la luz como un verdadero caza, lo habían transferido a otro escuadrón luego de la campaña polaca del 39’... Hace ya tiempo que no se nada de él.

Afuera, los chicos de mantenimiento terminaban de cargar de combustible y rearmar los Stukas. Una breve reunión con el gruppe antes del despegue para la planificación del vuelo, y ya estaba dentro de mi buitre junto con Günter, mi artillero (casi un niño, tenía diecisiete años. Pobre chico. Murió antes del salto. La antiaérea le abrió el cráneo como a una sandía.). Cerré la carlinga y, mientras me estaba colocando los guantes, oigo ruidos de golpes en el fuselaje... “Que carajos...?”. Había un sujeto ataviado con un largo impermeable negro parado ahí junto al avión. Abrí la carlinga nuevamente y vi al muchacho convertido en hombre... ¡Era Blaze!
Tan sólo un año había pasado, pero su rostro estaba muy cambiado. No había perdido su jovialidad con la que todos lo recordábamos, pero su rostro era casi sombrío. Supongo que la guerra nos afecta a todos; él también había visto a sus hombres matar y morir en este conflicto mundial que se había desatado y que todo presagiaba que se iba a extender por mucho tiempo.

- “Blaze! Carajo! Eres tu maldito diablo!”.
Nos abrazamos y reímos.
- “¿Dónde te habías metido muchacho?” - le pregunté mientras lo tomaba de los hombros.
- “Ah, por ahí estuve. Ya habrá tiempo para charlar amigo. Por ahora sólo quería que supieras que el que va a cuidar tu culo hoy seremos mi escuadrón y yo.
- “Ja, ja, ja, ja! Gutt mein freunde. Gutt. Deja que te vean Trebol y Dogo! Se caerán de espaldas!".
- “Ya los vi, tu eras el último.”.
- “¿Con que me dejas al último eh? Ja, ja! Bien, ya tendré tiempo para desquitarme contigo; por ahora sólo te quiero de regreso ¿entendido?
- “No te preocupes.”.
Lo abracé nuevamente y se retiró corriendo hacia una moto con sidecar que lo esperaba.

De vuelta en mi avión cerré la carlinga y la aseguré. Ahora si, todo listo.
- “¿Todo bien ahí atrás Günter?”
- “Ja mein Herr. Keine probleme.”.
- “Gutt.” – Activé el magneto de la batería principal y la hélice comenzó a girar lentamente mientras el oficial de tierra quitaba las zapatas de las ruedas. Tras unos instantes, una pequeña explosión y el motor ya estaba en marcha.

De a uno fuimos iniciando el rodaje para ingresar a la cabecera. Vi a Dogo hacer señas para indicar que iba él primero. Autorizados para el despegue, puse la potencia a tope y el Stuka comenzó a rebotar por la pista.

Una vez en el aire, el control aéreo se encargó, como en cada despegue, de pasarnos por la radio algo de Wagner. Ver los enjambres de Stukas formados unos junto a otros y escuchar esa música era algo siempre sobrecogedor.
Tenía a Dogo justo adelante, Trebol, atrás a la izquierda.
- “Llegaron los guardaespaldas.” – informó Dogo.”. Más a la derecha, arriba, podía verse otro pequeño enjambre: era la sección de Blaze con sus 109’s. Alabeó de un lado a otro para que lo reconociéramos.
Realmente, las conversaciones en pleno vuelo de ataque estaban prohibidas, pero con Trebol, considerábamos ésto más como una especia de guía, no una regla a rajatabla, por lo que nuestras radios estaban siempre ocupadas con una u otra tontería.
Un río serpenteaba debajo nuestro, el plan de vuelo era seguirlo hasta encontrar nuestros blancos.
- “Achtung alle!” – exclamó Dogo – “Volaremos a través de esos cúmulos que se ven ahí adelante. Probablemente cuando salgamos de esas nubes veremos nuestro objetivo. Verstanden?”
- “Verstanden Führer!” – asentimos todos.
El corazón comenzó a palpitarme más fuertemente.
- “Atención Stukas!” – era la voz de Blaze – “Tienen bandidos que se aproximan por su retaguardia. Allá vamos!” – La sección de Blaze rompió la formación y comenzó el ascenso para iniciar el ataque.
Instintivamente miré el avión de Trebol. Seguía ahí.
Disparos de la Triple A comenzaban a verse. El avión comenzó a sacudirse, esquirlas nos tocaban aquí y allá. De pronto, oigo a Günter gritar y comenzar a disparar... Hurricanes se empezaban a ver por todo el lugar.
- “Scheisse!” - exclamé – “Dogo, hay que largarnos de aquí pero ya!”
- “Ni siquiera lo intentes Raptor. Quédense todos juntos. No se separen.”.
La antiaérea seguía dándonos castigo. En un instante, el numeral que traía a mi derecha explotó convirtiéndose en una bola de metal incandescente.
- “Mein Gott!” – exclamé sobresaltado del susto – Me veía muy tentado a romper la formación...
- “Y cuando lo hagas, el Tommy que llevas detrás te freirá a tiros.” – me replicó el líder como si hubiera adivinado mis pensamientos.
Era cierto, un Hurricane nos acosaba justo a las seis en punto – “Es nuestro fin.” – pensé – , pero aparentemente, otro era el blanco del caza. El Stuka que llevaba arriba a mi izquierda fue abatido. Por la radio, podían escucharse los gritos de agonía de sus tripulantes.
- “Por Dios Santo Dogo!” – gritó Trebol por la radio que también había visto la escena. – “Si no nos dispersamos, no habrá mas partidas de póker para nadie compañero!”
- “Aun no.” – ordenó Dogo con sangre fría.
Estabamos a punto de salir de las nubes.
- “Esperen... Quietos.” – volvió a ordenar Dogo como aquel domador de perros salvajes que intenta dominar a su jauría segundos antes de echarla sobre su presa. – “Quietos!”.
La nube se convirtió en un claro y pudo verse por fin el caos que acontecía en tierra. Una veintena de lanchas de desembarco, pertrechos de toda clase, tanques, barcazas... Todo estaba ahí. La antiaérea era monstruosa, tiraban hasta con la bota!
Por fin Dogo autorizó el ataque:
- “Pauke. Pauke! Jetz kammeraden! Jetz! Viel Glück!
Pude ver al Stuka de Dogo hacer el medio giro para iniciar el picado, luego a los numerales de la izquierda, seguido de los de la derecha. El concierto de las Trompetas de Jericó empezaba.
- “Es nuestro turno Günter. Agárrate fuerte.”.
Comenzamos la vertiginosa caída a más de 300 kilómetros por hora... trataba de apuntarle a una barcaza atestada de infantería. En ese momento, y segundos antes a que me dispusiera a soltar mis bombas, la antiaérea mató a Günter, cubriendo su sangre parte de mi instrumental. El buitre se encabritó hacia arriba a causa de los daños estructurales que se habían producido: el mecanismo de los alerones ya no funcionaba; el Stuka se volvió ingobernable...
Tenía que salir de esa caja de medallas póstumas en la que se había convertido mi avión, pero todo parecía conjurarse en mi contra: El cincho que me sujetaba al asiento se negaba a zafarse y la cerradura de la carlinga se había sellado de tal forma que ni siquiera pude hacerla saltar con el martillo que siempre traía debajo de la butaca.
Estaba a menos de doscientos metros del suelo. Era mi fin... Pero de pronto, la maldita correa del asiento por fin se aflojó! Tendría todavía alguna oportunidad? – “Al Diablo.” – me dije – Saqué mi Luger reglamentaria, y terminé a tiros con la cerradura de la carlinga...
Salté faltando menos de sesenta metros para estrellarme. Mi avión se hizo pedazos medio kilómetro más adelante.
Mi pierna derecha sufrió todo el impacto cuando hube tocado tierra, puesto que el paracaídas no llegó a abrirse totalmente... Quedé inconsciente en el acto.

.........................................................................................................................................................

En medio de la obscuridad, me despertaron a lo lejos el ruido de un motor y gritos en francés, idioma del cual entendía bien poco aún.
Una mala copia de un vehículo al que los Ammerikanen llaman Jeep, se acercaba a gran velocidad... Me tumbé en el piso haciéndome el muerto.
Dos oficiales bajaron del vehículo. Parece que mi actuación debió resultarles convincente, puesto que dejaron sus armas en el asiento. Dejé que ambos se acercaran lo suficiente... Sin pensarlo dos veces, me incorporé de prisa, y le metí un disparo en la frente a cada uno. En ese momento, convine conmigo mismo que había sido muy buena idea no soltar el arma al momento del salto.
Tomé un momento para pensar junto a mis cadavéricos amigos... Sabía que conducir por ese lugar era suicidio; me atraparían tarde o temprano. No obstante, si me arriesgaba y podía ingresar a los bosques, los cuales ya dije conocía bien, tal vez me topara con algún campamento de Volksgranadiers de los cuales la Wermacht ya había diseminado por gran parte de la zona.
No lo pensé demasiado, de todas maneras era eso o esperar a que me atrapasen ahí mismo. Le saqué el casco y la chaqueta del ejercito francés a uno de mis difuntos amigos y me arrastré al Jeep como me fue posible.
Conduje lo menos frenéticamente que mis nervios me posibilitaban en ese momento. De un instante a otro ya estaba en medio del bosque. Increíblemente nadie me detuvo.

Digamos que las Ardenas, no son el mejor lugar para conducir en medio de una guerra y con una pierna rota, sin contar con que el camino era terrible... Prácticamente agonizaba del dolor. Sentía que iba a desmayarme en cualquier momento.
“Maldita sea, aquí no hay nada!”.
Sentía que me desvanecía, la fiebre y el cansancio comenzaban a hacer estragos. Lo último que recuerdo fue ese enorme árbol en frente mío que cada vez se aproximaba más...

.........................................................................................................................................................

La mañana comenzaba a alzarse sobre el bosque. Del motor chocado del Jeep, salía una espesa columna de humo negro.
Medio muerto sobre el volante, yacía m andrajosa persona vestida con uniforme francés.
- “Ein Artz, bitte!”. Aber schnell...! – Qué? Acaso estaba delirando? Ese era Blaze pidiendo un médico?
Como pude abrí los ojos. No estaba soñando; sí era él...
- “Blaze, eres tu?”.
- “Si amigo, soy yo. Te creíamos muerto sabes?”.
Unos enfermeros llegaban corriendo con una camilla. Me subieron rápidamente.

Ya en el campamento de los Volksgranadiers y después de recibir la atención médica necesaria, Blaze me contó el duro combate que había tenido contra los Hurricanes y de cómo él también había sido derribado y rescatado.
- “Que gracioso.” – le dije – “Una vez más te debo la vida.”.
- “Bueno” – me respondió sonriendo -, “te dije o no te dije que iba a ser yo el que cuidaría tu culo?”.
Quería reír, pero me dolía todo el cuerpo.
- “Sabes algo de Trebol y Dogo?” – le pregunté acongojado.
- “Llegaron a la base sin problemas, no te preocupes. Ah, por cierto, a pesar de todo la misión aparentemente fue un éxito. Ardió todo!... Bien amigo, ahora será mejor que descanses y te compongas... ¿ja?... Sehr gutt kammerade, descansa...”.
Me dio una palmada en el hombro, y, al salir, cerró suavemente la puerta de la barraca.
Sólo ahí di un largo suspiro recordando un instante a Günter llorando por él. Pero no, no debía llorarlo. El era un niño, pero se convirtió en un hombre y en un soldado como todos nosotros, que murió sabiendo cumplir con su deber.

Finalmente, me dejé vencer por el cansancio. Ahora podía dormir.


Una foto que nos tomaron antes del vuelo. En ésta, vemos a Dogo jugando su mejor carta. Trebol parado junto a él, y yo soy el que está de espaldas junto con otros kammeraden




Última edición por RAPTOR el Jue Ago 12, 2010 9:15 am, editado 1 vez
avatar
RAPTOR
PILOTO OFICIAL IL2
PILOTO OFICIAL IL2

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ataque a Bastogne

Mensaje  Trebol el Miér Ago 11, 2010 1:37 pm

Pffffffffffffffffff Increible!

_________________

avatar
Trebol
PILOTO OFICIAL IL2
PILOTO OFICIAL IL2

Mensajes : 899
Fecha de inscripción : 28/04/2010
Localización : No tan lejos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ataque a Bastogne

Mensaje  BLAZE29 el Miér Ago 11, 2010 3:19 pm

Es que este Raptor es increible.....Demian!!! quiero un hijo tuyo!!!!! xDD buenisimooo el debriefing!!!!!!
avatar
BLAZE29
PILOTO OFICIAL IL2
PILOTO OFICIAL IL2

Mensajes : 259
Fecha de inscripción : 28/05/2010
Edad : 30
Localización : Alcazar de San Juan/C.Real/España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ataque a Bastogne

Mensaje  RAPTOR el Jue Ago 12, 2010 9:36 am

Se agradcen los cumplidos chicos, gracias!... Como verán me tomo mi tiempo para hacer los debbriefings jajajaj!!!
Como se darán cuenta, estos relatos tienen poco que ver con lo que fue el vuelo, Bah, si tiene que ver, pero el 80% son paparruchas :flower:

Que se yo, tal vez es el tema de la segunda guerra mundial que me inspira, no se. La cosa es que disfruto mucho escribiendo ésto, y me alegra ver también que ustedes disfruten leyéndolo. Como le decia a Pablo ayer por msn, el tema de la 2da guerra mundial tiene ese saborcito de vino viejo o de esos canelones con tuco que, pasado un tiempito dentro de la heladera, tienen mejor gusto :D

Hasta la próxima camaradas!!!
avatar
RAPTOR
PILOTO OFICIAL IL2
PILOTO OFICIAL IL2

Mensajes : 198
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ataque a Bastogne

Mensaje  EMA38 el Sáb Ago 14, 2010 11:00 am

Demián, pedazo de desgraciado! No te podes zarpar asi!!! ese debriefing es TREMENDO!!!!!! Muy bueno negro!!!! Ya voy a volar con uds y voy a intentar hacer undebriefing casi tan bueno como el tuyo!.

Un abrazo a todos!.-
avatar
EMA38

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 15/06/2010
Edad : 32
Localización : Rosario, Santa Fe, Argentina

Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/emaproducciones

Volver arriba Ir abajo

Re: Ataque a Bastogne

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.